Introducción

Nos encontramos en la Europa del siglo XXI, en la que cada día existe una mayor preocupación sobre la intrusión de tecnologías cerradas en nuestra vida, productos y componentes tecnológicos diseñados, fabricados y soportados fuera de España y de Europa. 

Muy preocupante es la obsolescencia de todos los componentes tecnológicos, cada día mayor y frente a la cual el consumidor, tanto a nivel de usuario como industrial se encuentra sin posibilidad de tener una elección competitiva. La industria actual no es capaz de tener una respuesta coherente a la legislación actual en Europa sobre los principios de reparaciones, reutilizaciones, garantías y aperturas de conocimiento para evolucionar dichos productos en soluciones más complejas y seguras. 

El internet de las cosas es un campo que está siendo explotado actualmente, una industria emergente que cada día nos demuestra cómo la inseguridad de los dispositivos electrónicos que un usuario español y europeo compra carecen del soporte y de las garantías que podría proporcionar un producto seguro y abierto. Generalmente el fabricante no muestra qué ha comprado el usuario y vende el producto como una solución abierta, pero la realidad es que nos encontramos con cientos de protocolos que realizan funciones similares y no se entienden. Si el producto está muy extendido y la comunidad tiene el suficiente conocimiento para dedicar un esfuerzo mediante ingeniería inversa a solucionar y traducir este problema, con frecuencia nos encontramos iniciativas que sustituyen el software que llevan los dispositivos que el fabricante ha congelado y distribuído en sus productos.

La necesidad del consumidor de que la industria soporte correctamente al usuario proporcionando las herramientas y actualizaciones de seguridad necesarias para el correcto funcionamiento de los dispositivos y tecnología desaparecen y quedan obsoletas en el momento posterior a su adquisición. Las garantías de los fabricantes se basan muchas veces únicamente en reemplazar y no reparar los productos en el plazo de 2 años. Los productos tecnológicos que proporciona la industria deberían de contar con los principios básicos de soporte que podría tener un producto abierto. Los productos actuales que ofrecen las empresas tecnológicas basan su seguridad en ocultar sus fallos al usuario y al resto del mercado, proporcionando un nicho explotable de vulnerabilidades que son atacadas a diario por naciones extraeuropeas, usuario malintencionados e incluso mafias especializadas que buscan dañar la imagen de empresas europeas.

Estamos habituados con las noticias que cada día suceden con una frecuencia más alta sobre filtraciones de datos personales que al final son causadas por no adoptar medidas de seguridad (nulo soporte y actualización de datos almacenados en granjas y servidores cerrados) en las que las mayores multinacionales tecnológicas del mundo están involucradas, ya sea por su participación, propiedad, explotación o venta. A pesar de tener mejor capacidad que muchas empresas emergentes en el sector de proteger este tipo de datos, software y dispositivos, la involucración y preocupación sobre ello parece ser poca o nula ya que se basan en modelos de mercado extraeuropeos pensados en vender, recolectar datos y enviarlos a granjas fuera de nuestras fronteras para seguir diseñando y generando productos nuevos con los mismos principios inseguros y cerrados.

Muy preocupante es ser ciudadano en un mundo en el que la electrónica industrial, domótica, dispositivos móviles, plataformas de ocio, se encuentran en un porcentaje muy importante del mercado español y europeo, y lamentablemente poco o nada es diseñado, ensamblado, producido y soportado en nuestras fronteras, pero sí distribuido. Cada vez que se tiene la noticia de un producto español acaban filtrándose rápidamente datos objetivos de que todo se realiza fuera de las fronteras europeas (generalmente en el mercado asiático) y se importa para una posterior distribución.

Se sigue adquiriendo cableado, fuentes de alimentación, baterías, pantallas que podrían seguir un estándar, abierto y europeo, pero la industria ha cimentado unos patrones más rentables, contrarios a los principios europeos de reutilización por diversas razones, pero sobretodo la más importante es la de crear un mercado en el que el consumidor adquiera constantemente el mismo producto con una frecuencia elevada, sin tener en cuenta la posibilidad de dar una segunda vida o reparar ese producto, ya que dichas reparaciones tienen un coste más elevado que adquirir una nueva versión completa del producto, generando mucha más basura electrónica de la esperada inicialmente por los estados europeos.

Además si no se cambian estos patrones, se realiza una competencia no leal entre empresas del sector, ya que al depender del fabricante el abrir y evolucionar un producto hardware basado en software cerrado, no es posible evolucionar e incorporar este producto en soluciones más complejas en un periodo largo en el tiempo.

Principios y necesidades del nuestra propuesta

Esta propuesta resalta la idea de diseñar, producir y distribuir tecnología competitiva 100% diseñada, ensamblada y distribuida dentro de nuestras fronteras. Además no queremos guardar secretos, creemos que la manera más segura de producir componentes electrónicos simples o complejos seguros es exponer abiertamente el software y hardware que llevan y proporcionar un continuo soporte para evolucionarlos, dejando en el pasado la obsolescencia programada que la industria actual ha impuesto en el sector.

Se ha demostrado en multitud de ocasiones, que frente a los intereses actuales de las multinacionales extracomunitarias, el software libre sobre hardware moderno es más competitivo y seguro que una solución diseñada para quedar obsoleta en un plazo corto, sin actualizaciones de seguridad y con un software cerrado.

La no dependencia de mercados asiáticos es nuestra propuesta, ya que dentro de nuestras fronteras se contribuyen a los principios Europeos de cooperación leal entre empresas. Ofrecer productos competitivos y que constantemente evolucionan a mejorar sus prestaciones y poder ser incluso reparados por el propio usuario o industria que los adquiera es nuestra prioridad.

You must be log-in